Por Helena Sáenz 

ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, analiza qué es el tipo de fraude conocido como exit scam o estafa de salida y cuáles han sido los casos más destacados en el ecosistema cripto.

Santo Domingo – El ecosistema cripto da lugar a una gran cantidad de esquemas de fraude diferentes, lo que obliga a las personas a no bajar la guardia. En este sentido, ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, explica una modalidad de fraude conocida como estafa de salida, o exit scam, que ocurre cuando estafadores desaparecen con el dinero de los inversionistas. Uno de los casos más relevantes fue en 2017, cuando la startup Confido desapareció luego de recaudar alrededor de 375.000 dólares de inversionistas.

Una estafa de salida comienza cuando estafadores crean un fondo de inversión o lanzan una Initial Coin Offer (ICO), que es una oferta inicial para atraer inversionistas a un nuevo proyecto. El objetivo de los delincuentes es atraer rápidamente la atención de inversionistas hasta que el fondo llegue a cierto monto en activos.

Luego, de un momento a otro cierran las operaciones y desaparecen de la red con el dinero de los inversionistas. En otras palabras, lo que se busca en este tipo de estafas es crear un falso proyecto de criptoactivo con alguna característica notable que lo haga atractivo en el mercado; por ejemplo, una alta rentabilidad. De esta manera se intenta transmitir confianza para que las personas decidan invertir en el proyecto, pero lo que no saben es que la verdadera intención es quedarse con todo el dinero de los inversionistas sin dejar ningún rastro que permita identificarlos.

ESET analiza los casos de exit scam más destacados:

– Exit scam de Confido: Confido era una supuesta app basada en blockchain para realizar pagos y rastrear el envío de dinero.

Quienes estaban detrás de la startup lanzaron tokens a la venta a través de una oferta de inversión inicial (ICO) y prometieron que por cada uno de los tokens que se invertía en el proyecto las personas recibirían 1 ETH.

De esta manera los responsables de esta supuesta startup recaudaron aproximadamente 374.000 dólares en dos días. Luego, cerraron sus cuentas de redes sociales y su sitio web y desaparecieron con el dinero. Al fines de 2017 cibercriminales detrás de la falsa startup denominada Confido desaparecían con el dinero de los inversionistas.

– Exit scam de Coinroom: En mayo de 2019 un Exchange de criptomonedas polaco denominado Coinroom cerró su sitio web y operaciones y los responsables del proyecto desaparecieron con los fondos de sus clientes. En este caso, Coinroom operó desde 2016 y recién en 2019 cerro todas sus operaciones. Si bien no está claro el monto total que robaron, algunas víctimas perdieron más de 15.000 dólares.

– Exit scam de Africrypt: Africypt era una plataforma para invertir en criptomonedas con base en Sudáfrica creada en 2019. Los principales desarrolladores de la plataforma eran los hermanos Ameer y Raees Cajee, que en 2021 desaparecieron con cerca de 3.800 millones en Bitcoin. A principios de ese año los hermanos notificaron a sus clientes que su plataforma había sido “hackeada” y que estaban recuperando de a poco la operatoria. Además de solicitar a sus clientes que no entren en pánico, recomendaban no hacer la denuncia de robo antes las autoridades, ya que eso entorpecería los esfuerzos por recuperarse del incidente. Se trata del mayor robo de criptoactivos de la historia. Esta estafa se la considera como una de las que más ganancias genero para los cibercriminales. A comienzos de 2022 continuaban sin saber el paradero de los hermanos Cajee. Según las autoridades, los fondos transferidos por los hermanos Cajee pasaron por cripto mixers para dificultar el rastreo de las criptomonedas.

¿Cómo identificar una estafa de salida?
Si hay algo que los cibercriminales saben hacer es persuadir a las personas para que caigan en sus estafas. Por eso desde ESET comparten algunas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de invertir en estos fondos:

• Rentabilidad exorbitante: La manera más común de persuadir a los inversionistas es ofreciendo alta rentabilidad: grandes ganancias en un corto plazo. Sin embargo, como decimos en ESET, si es demasiado bueno para ser verdad, probablemente sea un fraude.

• Investigar el proyecto: Investigar al equipo detrás de un proyecto es importante. Por ejemplo, realizar una búsqueda de sus perfiles en LinkedIn para ver alguna inconsistencia.

• Evaluar el modelo de trabajo: investigar y consultar cómo es el modelo del trabajo y por qué es que promete alta rentabilidad. ¿Existe documentación que se pueda consultar? Averiguar si se trata de un modelo que tiene lógica o si es simplemente un modelo básico.

• Leer el White Paper: cada proyecto de criptoactivo suele contar con un White Paper que explica detalladamente el diseño y el proyecto de criptomonedas. Además, estos documentos suelen incluir una proyección que aseguran que el modelo de negocio generará más ingresos. Aquellos White Papers que sean inconsistentes y no ofrezcan un buen marco teórico es probable que sean un fraude de salida.

• Ofertas y publicidad: en general los cibercriminales que montan este tipo de estafas saben que para captar una gran cantidad de inversores se necesita publicidad y por ello invierten mucho en eso. En algunos casos incluso pagan a influencers para promocionar su fondo de inversión. Por eso es tan importante dudar ante todo, y luego ser cautelosos analizando cada uno de los puntos mencionados.

Por matoswill

Periodista, Locutor, Community Managers.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: