CLEVELAND (AP) — Gerrit Cole mantuvo a los Yanquis a flote. Y ahora regresan al Bronx, remando por un campeonato.

Gerrit Cole dio a Nueva York lo que necesitaba, siete sólidas entradas, y Harrison Bader conectó un cuadrangular de dos carreras para que los Yanquis salvaran su temporada al forzar el quinto y decisivo juego de la serie divisional de la Liga Americana con una victoria el domingo por 4-2 sobre los Guardianes de Cleveland en el cuarto juego.

No había margen para equivocarse o para segundas oportunidades. Cole, quien fracasó en una situación similar el pasado octubre, cargó el peso de la temporada de Nueva York, de ribetes históricos por el récord de jonrones de Aaron Judge, sobre sus hombros.

Respondió al reto. Como todo un as.

“Afronté el juego como cualquier otro”, dijo Cole. “Nada más salí y cumplí con mi trabajo.

El hombre con el contrato de 324 millones de dólares de los Yanquis, Cole, permitió dos carreras y puso a ocho en la victoria sobre los Guardianes por segunda vez en seis días. No fue dominante, pero Cole mantuvo a los bateadores de los Guardianes fuera de las bases y fuera de balance.

Por matoswill

Periodista, Locutor, Community Managers.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: