Por EFE

Después de días, semanas, tremendamente convulsas, que derivaron en el anuncio del fin de su relación con el Manchester United, Cristiano Ronaldo se convirtió en el primer jugador que marca en cinco Copas del Mundo y lo pudo celebrar gracias a un tanto de Joao Felix y otro de Rafael Leao que preservaron los puntos ante Ghana (3-2).

El astro de Madeira, tremendamente emocionado cuando sonó por megafonía el himno luso, respiró por fin con tranquilidad y feliz tras tanto tormento durante los últimos meses.

Tenía marcado en el calendario el inicio de este Mundial y quizá toda esa tensión la dejó escapar con los ojos húmedos antes del partido. Se le notó con muchas ganas de demostrar y demostrarse. Fue de lo más activo de un partido tedioso, aburrido al máximo durante una hora, casi hasta que el propio Cristiano Ronaldo ‘fabricó’ el penalti de Mohammed Salisu y que no desperdició para adelantar a las ‘Quinas’ y batir su récord mundial.

No obstante, la alegría portuguesa rápidamente se tornó de nuevo en tormento por el rápido empate de Andre Ayew al aprovechar un mal funcionamiento de la zaga lusa, pero en la locura en la que entró el partido apareció Joao Felix, hasta entonces un tanto timorato y poco decisivo en los últimos metros, para devolver el mando al equipo de Fernando Santos y dar el lustre de la victoria al récord del ‘7’.La guinda y la sentencia la puso poco después Rafael Leao, que acababa de entrar, aunque no pudo estar tranquilo porque Ghana acortó distancias por medio de Osman Bukari a poco del final, cuando Cristiano Ronaldo había sido reemplazado.

Llevaba Portugal tres fases finales mundialistas sin ganar en su estreno, y lo cierto es que le costó notablemente cerrar esta mala racha porque durante una hora cayó en la trampa del juego de posesión sin profundidad. Absolutamente lento en todas sus acciones, se hizo muy previsible para un cuadro ghanés que se pertrechó atrás, cerró espacios y tan solo buscó alguna contra con Iñaki Williams y Andre Ayew.

Ni siquiera con un arsenal ofensivo formado además de por Cristiano y Joao Felix, por gente de la categoría de Bernardo Silva o Bruno Fernandes podía Portugal encontrar el camino. Tan solo en determinados momentos lo hacía a través del exmadridista, a quien incluso se le anuló un gol por falta sobre Alexander Djiku. La estrategia le estaba saliendo a la perfección al cuadro de Otto Addo y le estaba complicando enormemente a Portugal, que caía una y otra vez en una parsimonia por momentos desesperante, sin soluciones.

Por orbitainformativard

Agencia de Periodismo Digital en Republica Dominicana y el mundo. Brindando noticias de interés social, político, económico, deportivo nacional e internacional.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: