En el mes de noviembre de 2022, particularmente, las remesas sumaron US$787.0 millones, registrando, por segundo mes consecutivo, un moderado aumento interanual de 0.1 %

Santo Domingo, RD. El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) informa que en el período enero- noviembre de 2022 las remesas recibidas lograron una cifra de US$8,912.3 millones, lo cual evidencia que al cierre de este año se podrían recibir flujos en torno a los US$10,000 millones, como se había estimado a inicios de año.

En el mes de noviembre de 2022, particularmente, las remesas sumaron US$787.0 millones, registrando, por segundo mes consecutivo, un ligero incremento interanual de 0.1 %, y con respecto al mismo mes de 2019, año previo a la pandemia, el crecimiento es de 27%. Este resultado reafirma el establecimiento del nuevo nivel de flujos de remesas mensuales en torno a los US$800.0 millones. En ese sentido, al comparar este monto de noviembre de 2022 con el valor promediado en el mismo mes para el período prepandemia de 2015-2019, que fue de US$454.6 millones, se observa un aumento importante. Estos recursos aportados por la diáspora, sin lugar a duda tienen un efecto multiplicador sobre el consumo, la inversión y el financiamiento de los sectores más vulnerables.

El ente emisor explica que el desempeño económico de los Estados Unidos es uno de los principales factores que sigue incidiendo sobre el comportamiento de las remesas, ya que desde ese país provinieron US$588.0 millones, el 83.8 % de los flujos de noviembre por los canales formales. Durante dicho mes, el índice de gestores de compras (PMI por sus siglas en inglés) no manufacturero del Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM por sus siglas en inglés) registró un valor de 56.5 en noviembre, mayor al 54.4 registrado en octubre, indicando una expansión del sector servicios de la economía norteamericana, donde principalmente se emplea la diáspora dominicana en EE. UU.

El BCRD destaca también la recepción de remesas por canales formales desde otros países, como España, por un valor de US$45.0 millones, un 6.5 % del total, siendo este el segundo país en cuanto a total de residentes de la diáspora dominicana en el exterior se refiere, así como Haití e Italia, con 1.2 % y 0.8 % de los flujos recibidos, respectivamente. El resto de la recepción de remesas se divide entre países como Suiza, Canadá y Panamá, entre otros.

Un aspecto relevante que incide sobre los envíos de remesas desde países de la zona euro es la depreciación del euro frente al dólar estadounidense. Con un valor menor relativo al dólar, se necesitan más euros para cubrir las mismas necesidades, por lo que es de esperar que los envíos de remesas en esa moneda aumenten, lo cual no ha permitido un mayor aumento en el flujo recibido. De hecho, las remesas originadas desde dicha zona se mantuvieron en un nivel similar a noviembre de 2021, aumentando en euros un 0.1 %, a pesar de que, convertidas en dólares estadounidenses, se refleja un 10.5 % de descenso en su valor.

Respecto a la distribución de las remesas recibidas por provincias, el BCRD señala que el Distrito Nacional obtuvo la mayor proporción, un 34.9 %, seguido por las provincias Santiago y Santo Domingo, con un 14.3 % y 9.0 %, respectivamente. Esto indica que más de la mitad (58.2 %) de las remesas se recibe en las zonas metropolitanas del país.

Analizando los flujos de noviembre del 2022 según el género del receptor, predominan los hombres, con el 53.5 %, mientras que las mujeres captaron el 46.5 % restante de las remesas recibidas por canales formales.

Tras analizar la evolución reciente del sector externo, las perspectivas del BCRD para el cierre del año contemplan importantes flujos de divisas por concepto de remesas, turismo, exportaciones e inversión extranjera directa. Esto contribuirá a mantener la estabilidad relativa del tipo de cambio que se observa en la actualidad, de tal manera que la moneda nacional tiene una apreciación acumulada de 4.2%.

La institución resalta que este mayor flujo de divisas también ha permitido la acumulación de reservas internacionales, las cuales se encuentran sobre los US$13,700 millones, representando alrededor de un 12.1% del PIB y equivalentes a unos 5.7 meses de importaciones, métricas que superan los niveles recomendados por el FMI.

Todos estos elementos señalan que el sector externo de la República Dominicana terminaría este año con ingresos de divisas importantes, con remesas cercanas a los US$10,000 millones, exportaciones con cifras récords en torno a los US14,000 millones, ingresos por turismo por encima de los US$8,600 millones, una IED de unos US$3,800 millones, y otros ingresos por servicios de alrededor de US$3,000 millones, lo que suma más de UD$39,300 millones en total.

El Banco Central reafirma su compromiso con la vigilancia sobre el entorno económico actual para continuar tomando las medidas necesarias para contrarrestar el impacto en la economía dominicana del desafiante panorama internacional imperante, a fin de garantizar la estabilidad de precios y del mercado cambiario.

Por matoswill

Periodista, Locutor, Community Managers.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: