LUSAIL, Qatar (AP) — En una final de película para su carrera mundialista, Lionel Messi saldó toda la discusión.

El astro de 35 años condujo a la Argentina a su tercer título mundial tras vencer 4-2 al campeón defensor Francia el domingo en una definición por penales en el estadio Lusail, en el cierre memorable para el primer certamen celebrado en Medio Oriente.

En su quinta y última Copa del Mundo, Messi se sacó la espina pese a que su más probable sucesor, Kylian Mbappé, casi se lo impide con el primer triplete en una final en 56 años para poner el 3-3 al cabo de 120 minutos de máxima tensión.

“¡Vamos Argentina la c… de tu madre (término soez). ¡Somos campeones del mundo!”, gritó Messi, autor de dos goles en los 120 minutos de juego, ante una frenética masa de aficionados argentinos justo antes de levantar el trofeo dorado con el que pagó su única deuda con el fútbol.

Con siete Balones de Oro, cuatro Ligas de Campeones, una Copa América y ahora un Mundial, el argentino ingresó definitivamente al panteón de los mejores de la historia de este deporte, acompañando a Pelé y Diego Maradona. Fue además en el mismo torneo en que su némesis Cristino Ronaldo se despidió con lágrimas en cuartos de final y difícilmente puede levantar el trofeo alguna vez con su Portugal.

Por orbitainformativard

Agencia de Periodismo Digital en Republica Dominicana y el mundo. Brindando noticias de interés social, político, económico, deportivo nacional e internacional.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: